domingo, 28 de agosto de 2016

Taray de Lo Santero, Torre Pacheco

En Torre Pacheco, muy cerca de la costa murciana, nos "colamos" hoy en un patio familiar, en el que crece probablemente desde hace más de 100 años lo que en principio es un arbusto o pequeño arbolillo y que, sin embargo, desde hace mucho tiempo, tiene un gran porte arbóreo, como vemos en esta foto de hace ya 16 años:

Foto 1. Taray de lo Santero, año 2000

Este taray "Tamarix canariensis", que podría ser el de mayor perímetro de toda España es un árbol famoso, que sepamos su salto a la fama fue en el año 2000, al ser incluido en el libro Árboles Monumentales y Singulares de la Región de Murcia y Territorios Limítrofes (Carrillo et al., 2000), una de las primeras publicaciones que cataloga los árboles de la Región de Murcia y cercanías, y después de eso lo vemos aparecer en una publicación a nivel nacional, Gigantes y ancianos de los bosques españoles (Domínguez,  2009), así como en la app MiTierraMaps:



Su origen es, casi con total seguridad, natural, pero la familia de José Campillo Martínez lo ha adoptado y cuidado a su manera durante varias generaciones. Bajo sus raíces existe un pozo ciego del que medra, y recibe además agua de la pequeña huerta que hay frente a la casa, como vemos en esta foto más reciente (Foto 2), de finales de 2015. 

Foto 2. Taray de lo Santero junto a huerta de la que medra

La primera vez que hablábamos con José nos comentaba que uno de sus familiares, que murió con 103 años le decía que siempre había conocido el taray con el mismo aspecto que tiene ahora, ha sido un árbol, por tanto, querido por esta familia; de hecho, sus hijos acotaron los brazos principales en el año 1998, pues el viento de levante amenazaba con partir el tronco ya hueco.

Foto 3. Tronco hueco

La poda y fuerte desmoche al que está sometido el árbol desde hace años consigue que la vela de la copa sea muy escasa y, por tanto, el empuje del viento sobre ésta sea también reducido, circunstancia que favorece la no rotura del tronco, aunque el cercenado de las ramas principales ha generado el ahuecado del mismo por los hongos. En cualquier caso, una vez que no existen los brazos principales desde hace tiempo, resulta necesario seguir realizando podas de mantenimiento a tamaño reducido de la copa, en general, siempre con una técnica adecuada que persiga la realización de cortes del menor diámetro posible.

Foto 4. Copa con los brazos desmochados
Aquí vemos algunos detalles del tronco (fotos 5 a 8), en el que se ven clavos incrustados y otras señales de los diversos usos que se le han dado a este taray en su larga vida, así como las consecuencias de los mismos: golpes al almacenar aperos y utensilios bajo su copa. Sin embargo, pese a que lo comentado no resulta positivo para el árbol, este todavía ha sido capaz de sobrevivir. Aún así, parte del tronco está ya seco, en torno a un 30% de su arco de circunferencia, lo que indica que a medio plazo se abrirán fisuras perpendiculares al suelo, y el fuste terminará por colapsar, provocando la ruina de la estructura arbórea actual, aunque el taray podría resurgir de algún rebrote basal generando un nuevo tronco.

Fotos 5 y 6

Fotos 7  y 8
En cualquier caso, esperamos que este famoso taray resista muchos años más y nuestros descendientes puedan seguir fotografiándolo dentro de unas decenas o, tal vez, cientos de años... ¿Quién le iba a decir que acabaría siendo retratado con un teléfono?... Y es que probablemente cuando empezaron a ver el sol sus primeras ramas D. Antonio Meucci todavía no había inventado ese aparato sin el que ahora casi no podemos vivir.


Foto 9. Fotografiando detalles del tronco del taray.


FICHA BÁSICA


Especie
Tamarix canariensis
Nombre común
Taray
Nombre propio
Taray de Lo Santero
Término municipal
Torre Pacheco
Provincia
Murcia
Altitud
32  msnm
Perímetro
5,20 m
Altura
5 m
Edad aproximada
150 años
Estado de conservación
Regular
Amenazas
Si
Estatus legal
--
Plan de actuación definido
--

domingo, 14 de agosto de 2016

Tejo de El Manojal, Bogarra

Dando un paseo por nuestra querida Sierra del Segura, y casi por casualidad encontramos hace unos días este tejo "Taxus baccata", en el municipio de Bogarra.

Foto 1. Tejo de El Manojal.
En el mes de agosto, y en este luminoso día, hasta los árboles necesitan cobijarse del sol, y resulta que este tejo es chulo chulo ;-)

Foto 2. Detalle del tronco del árbol que nos invita a reflexionar
sobre el paso del tiempo en el viejo tejo.

En un tono más serio ya, observamos en la Foto 2  su sinuoso tronco en el que convive madera ya muerta, que le sirve de sostén, con otras partes vivas que el árbol utiliza, pues es necesario cuando sufre un retroceso de su copa (por rayos e incendios principalmente) que aparezcan nuevos tejidos y ramas desde la parte que ha sobrevivido y se conviertan en nuevas raíces que lo rejuvenecen y lo hacen cuasi inmortal.

Foto 3. Madera muerta y viva en perfecta convivencia.

Con un perímetro de tronco de 4,80 m, y haciendo caso a la bibliografía (Cortés et al., 2000) estaríamos ante un árbol que podría tener una edad cercana a los 1.800 años, en cualquier caso,  estas dataciones han de tomarse siempre con cierta precaución, pues siempre hay que considerar factores concretos de ecología y ubicación donde se encuentra el tejo.

Foto 4. Anotando perímetro y altura, entre otros datos.

En la Foto 5 más detalles de ese mágico tronco, así como de los rebrotes, como ya sabemos, debido a su toxicidad tiene pocos enemigos el tejo, pero las cabras son inmunes y todos los que encontramos en la sierra están bastante ramoneados en sus zonas basales, produciendo todo un tapiz de pequeñas hojas literalmente pegadas al tronco en la mayor parte de las zonas donde éste cuenta con corteza viva.

Foto 5. Rebrotes de hojas en base del tronco intensamente ramoneados por cabras.

En nuestro camino hacia el árbol nos encontramos otra planta mágica, sobre todo en el País Vasco y Navarra, donde es colocada en las puertas de las casas a modo de talismán benefactor que protege contra rayos y brujas, este uso no parece haber sido recogido en la comarca segureña, donde sí que se recoge su empleo para aromatizar la mistela. También el ilustrado Simón de Rojas Clemente que estuvo en Huéscar en 1805, recoge en su obra "Viaje a Andalucía: Historia natural de reino de Granada (1804- 1809)" un uso que en la comarca de La Sagra realizan sus habitantes, así menciona literalmente: “El cura de las Santas se llama Don Canuto Mario Fernández, que debe enviarme la anacarnina, planta que sólo se cría en Cañada Longuilla, tras Mirabete, Jurisdicción de Huéscar, cuya raíz usan comida cruda y molida, tomando con agua sus polvos para curar calenturas

Foto 6. Cardencha o cardo dorado, Carlina acanthifolia subsp. cynara.
Dejamos a nuestro tejo dominando la ladera, y acompañado a lo lejos por otro de su misma especie, a unos 20 metros del término de Riópar, justo bajo el roquedo conformado por calizas y dolomías, en un paraje en el que llevan siglos viviendo y en el que esperamos que esa capacidad suya para la regeneración les permita seguir creciendo unos cuantos siglos más.

Foto 7.  Panorámica con el tejo en el centro de la imagen y su compañero a su derecha en la misma base del roquedo.


Respecto a usos locales en la Sierra del Segura, uno de los más curiosos lo recogen Jorge Escudero  y Antonio Manzanares en su obra  "La Naturaleza en Riópar" (2012), consistía en usar una astilla de tejo verde para introducirla en un taladro realizado en un árbol y que éste se secara, de este modo los vecinos se vengaban unos de otros cuando eran malavenidos. 

Foto 8. Tejo ubicado a 60 metros al sur del protagonista de la presente entrada.
FICHA BÁSICA

Especie
Taxus baccata
Nombre común
Tejo
Nombre propio
Tejo de El Manojal
Término municipal
Bogarra
Provincia
Albacete
Altitud
1484 msnm
Perímetro
4,80 m
Altura
9,75 m
Edad aproximada
1.800 años (Cortés et al., 2000)
Estado de conservación
Regular
Amenazas
Si
Estatus legal
--
Plan de actuación definido
--

domingo, 31 de julio de 2016

Noguera de Ramón Pedra, Nerpio

... En ese organismo colonial, ese coral verde que descubro en los bosques o en las arboledas, reside para mí el auténtico significado de la experiencia, de la aventura, del placer estético. Creo que incluso podría hablar de la verdad. Todo eso subyace más allá de la espesura y del muro exterior de hojas, y más allá del árbol como forma individual... El árbol, de John Fowles.

Foto1. Nidos de pito real en la Noguera de Ramón Pedra.

Nuestro árbol de hoy es la Noguera de Ramón Pedra "Juglans regia", sin embargo, un árbol es un individuo y un ecosistema a la vez; esta singular noguera acoge fauna y flora en su interior, y antes de mirar el árbol queríamos mirar ese maravilloso ecosistema en el que los más visibles representantes de la fauna que viven en él son los pitos reales, que han hecho sus nidos en la rama que va en dirección este y como representante más sobresaliente de la flora (aunque de futuro incierto), tenemos un pequeño almez, latonero o lironero, que ha nacido epífito en la cruz del tronco, como vemos en la Foto 2, también viven sobre el nogal varias especies de líquenes y musgos.

Foto 2. Almez naciendo entre las ramas principales.
El entorno de la noguera es un cortijo donde aparecen otras nogueras, agracejos, rosales y jazmineros silvestres, serbales, majuelos, y algunos latoneros, el más cercano que crece a la sombra de su gran copa (Foto 3), tendrá unos 15 años y compite con ella por los recursos, tanto a nivel radicular como aéreo, lo cual no la beneficia, pues a la larga, será el almez el que acabe dominando la situación.

Foto 3. Noguera de Ramón Pedra, justo delante de ella el latonero.

En el límite de la pedriza, como vemos (Foto 4), se ubica el nogal que se subdivide en 7 ramas principales, tiene una altura de 20 metros y está propuesta como árbol singular en el Inventario de nogales singulares del municipio de Nerpio.

Foto 4. Pedriza límite del bancal sobre la que se asienta la  noguera.

Como podemos observar en la Foto 4, el nogal ha intentando equilibrar su crecimiento aéreo, debido al hecho de estar sobre un talud (pedriza), haciendo crecer una vigorosa rama horizontal que hace palanca en sentido inverso al de la pendiente del talud. Del mismo modo, en la base del tronco hay madera de reacción a tensión que realiza funciones de sustentación similares al de la rama comentada. Sobre dicha madera, en la base del tronco, hay depositadas grandes piedras y enseres que, hasta hoy no han provocado ninguna herida en dicha zona. 

En cualquier caso, habría tener que cuidado con futuras labranzas de los bancales anexos (hoy día no muy laboreados), pues un exceso de profundidad de éstas podría romper raíces y generar un serio perjuicio sobre el árbol, circunstancia que parece ser fue el detonante de una serie de sucesos que terminaron costando la vida al emblemático Plantón del Covacho. Del mismo modo, el arreglo de la pedriza (si se diera) o cualquier cambio de uso de suelo puede afectar negativamente al árbol. Por contra, le sería muy positivo, si el suelo bajo su copa es compactado lo menos posible y se aplica mulch vegetal.


Foto 5. Tronco con piedras y enseres depositados que, 
por el momento, no han provocado heridas en éste.

Aunque no graves, otras afecciones que pudimos detectar en el nogal fueron de tipo fúngico, como royas (Foto 6) y  antracnosis, se trata de organismos que viven asociados al árbol y, dependiendo de las circunstancias ambientales pueden afectarles en mayor o menor medida. Por lo demás,la noguera tiene algunas zonas puntisecas, en las partes más elevadas de la copa, bien podría ser un simple déficit hídrico, pero habría que estudiarlo en detalle.


Foto 6. Royas sobre la hojas del árbol, una afección fúngica no grave.

Y terminamos ya mostrando esta noguera desde otra perspectiva, que además nos permite ver su imponente tamaño al compararlo con la figura de una persona, ¡qué se le va a hacer!, somos tan pequeños e insignificantes y sin embargo, casi nunca acertamos a ver la magnitud del resto de la naturaleza si no lo comparamos con nosotros mismos.

Foto 7. Nuestro árbol con las paredes de la Loma del Río al fondo.


FICHA BÁSICA


Especie
Juglans regia
Nombre común
Noguera, nogal
Nombre propio
Noguera de Ramón Pedra
Término municipal
Nerpio
Provincia
Albacete
Altitud
1.150  msnm
Perímetro
4.20 medido a 0.40 m
Altura
20 m
Edad aproximada
125 años
Estado de conservación
Regular
Amenazas
Sí, cambios de uso de suelo
Estatus legal
--
Plan de actuación definido
--

lunes, 18 de julio de 2016

Pino de la Venta de Morcillo, Jumilla

Hace años era corriente encontrar árboles junto a las carreteras, se plantaban para aprovechar su sombra en verano en las largas travesías en las que, gracias a ellos, los animales y las personas podían tener un respiro en los días de calor. De ahí que haya, o hubiera, numerosas arboledas a la entrada de los pueblos o a lo largo del camino que, desgraciadamente, en muchos casos han desaparecido ya que se ha priorizado el arreglo de la carretera y se han talado muchas de ellas.


Foto 1. Pino de la Venta de Morcillo, año 2016. Jumilla

En este caso no se trata de una arboleda, ya hablaremos de alguna más adelante, sino de un árbol solitario,  el Pino de la Venta de Morcillo, un "Pinus halepensis", sito junto a la N-344, camino de Jumilla, el que ha estado en medio de una obra que, sin embargo, le ha respetado integrándolo en la rotonda, lo que en principio le ha salvado, haciendo de esta manera que pueda seguir rompiendo la uniformidad de la carretera en este agreste paisaje del altiplano murciano, esperamos que durante mucho tiempo.

Conocido por nosotros desde hace más de 20 años, cuando empezamos a estudiar los árboles monumentales del sureste, quedaba cerca de la Venta que le dio nombre y de la que hoy ya nos resta solamente un edificio semiderruido.


Foto 2. Venta de Morcillo
Mejor suerte que la venta ha tenido hasta ahora el árbol, que ha sobrevivido gracias a la buena voluntad de aquéllos que han ido remodelando la carretera a lo largo de estos años, aunque, como sabemos, en la Región de Murcia no hay por ahora ninguna norma que proteja el arbolado singular a escala regional. Por suerte, en este momento ya hay una Proposición de Ley de Patrimonio Arbóreo en la Asamblea Regional, con lo que la conservación de los árboles monumentales estará regulada en un futuro cercano, esperemos.

En mayo del año pasado se relataba en la página web del Ayuntamiento de Jumilla cómo la remodelación de la carretera iba a respetar el ejemplar que hoy tratamos en el blog, ya que se encuentra incluido en el Plan General Municipal de Ordenación como árbol singular. La fotografía siguiente, que hemos cogido prestada del Ayuntamiento, nos lo muestra en mitad de las obras en mayo de 2015:


Foto 3. Obras de reordenación de intersección y mejora de accesos a la carretera N-344
Os mostramos ahora unas fotos de 2014 y 2015, en las que  el árbol presentaba este aspecto, con depósitos de tierra y escombros que estaban compactando sus raíces, así como hormigón sobre la base de su tronco (Foto 5) en lado sur, circunstancia, que con muy alta probabilidad le provocó al poco de su realización la pérdida de parte del ramaje en esa dirección.


Foto 4. Julio de 2014, obsérvese la asimetría de la copa, más mermada hacia el lado izquierdo de imagen 
   
Foto 5.  Cuneta vieja de hormigón que provocó pérdida de ramas hacia ese lado
y la merma de copa que puede observase en Foto 4

Foto 6. Principio de las obras, año 2015

Este año, ya terminado todo el trasiego, el árbol ha tenido un crecimiento relativamente pequeño, por lo que esperemos que todo el movimiento fabril que ha habido en su entorno no le afecte demasiado y sea capaz de asumir todos los cambios de uso de suelo que le han ocurrido a su alrededor para integrarlo en la rotonda actual, a ello bien puede ayudar el hecho de que posiblemente sus raíces absorbentes estaban ya en gran parte más allá de las superficies asfálticas que lo rodeaban por los cuatro puntos cardinales, pero también es posible que el majestuoso pino entre en un periodo de senescencia inducida por las obras y termine muriendo en no muchos años.

Foto 7. Rotonda en el cruce de la Hoya de Torres
En cualquier caso, este verano, si pasáis por la N-344 lo veréis en su glorieta de unos 40 m de radio interior, todavía majestuoso con una superficie de copa de más de 175 m2, deseándoos un buen viaje. 

Foto 8. ... seguimos nuestro camino...
FICHA BÁSICA


Especie
Pinus halepensis
Nombre común
Pino carrasco
Nombre propio
Pino de la Venta de Morcillo
Término municipal
Jumilla
Provincia
Murcia
Altitud
711 msnm
Perímetro tronco
3.10 m
Altura
14 m
Edad aproximada
 80 años
Estado de conservación
Regular
Amenazas
Si
Estatus legal
PGMOU de Jumilla
Plan de actuación definido
--


domingo, 3 de julio de 2016

Palmeral de La Casera, Murcia

Ya llegó el verano, este podría ser un paisaje habitual en vacaciones y desde la perspectiva de una tumbona veríamos un esplendoroso cielo azul rodeados de palmeras "Phoenix dactylifera" ...

Foto 1. Grupo de palmeras del parque homónimo, también llamado de La Casera.

Sin embargo no nos encontramos en la playa y las fotos están hechas en invierno, claro que en un cálido día de invierno de los que se acostumbran a vivir en Murcia, que ayuda a que puedan subsistir adecuadamente estos ejemplares, ya que las palmeras no toleran las heladas recurrentes.

Foto 2. Obsérvese en el lado derecho la destacada alzada de la palmera de mayor altura.
Este palmeral, que encontramos en el llamado Parque de La Casera de la capital murciana, por encontrarse enfrente de lo que eran las instalaciones de esta célebre bebida hasta hace unos años, tiene al menos 5 ejemplares que superan los 20 m de alzada, uno de ellos sobrepasa los 30 m, superando la altura de un edificio de 10 pisos, siendo, según los registros disponibles en la Oficina de Impulso Socioeconómico del Medio Ambiente de la Región de Murcia,  la palmera murciana de mayor altura, y si se atiende a los registros disponibles en Alicante y Almería, sería también ésta la palmera más alta.

Foto 3.  Puede contemplarse las excepcionales dimensiones del palmeral con respecto a los edificios cercanos.

Sitas en un parque, como hemos dicho, calculamos que las de más edad nacieron hace unos 150 años, pudiendo estar la de mayor altura en torno a los 225 años de edad. Por lo demás, conviven  con algunas  palmeras estandartes o washingtonias, y especies propias de jardinería.

Foto 4.  Grupo de Washingtonia robusta al lado del excelente palmeral de La Casera.

A todas luces, lo que peor sienta a estas palmeras, y cualquier otras, es que se les eliminen las palmas que todavía tienen actividad fotosintética (que están verdes), pero esta práctica es habitual como podemos ver en todas la fotografías de la presente entrada, es lo que se denomina podar dejando un pincel. Además, del estrés que se provoca se puede llegar a generar un anillo de reducción de grosor del estípite si la poda es muy intensa, lo cual es una merma biomecánica importante (puede ser un punto de futura fractura) y, en cualquier caso, la palmera se ve obligada al tener que desarrollar nuevas hojas, a elevarse a mayor velocidad de lo que lo haría normalmente, con lo cual se la  coloca cada vez en un mayor riesgo de rotura, pues  éste aumenta con la altura. Por lo demás, los cortes dados sobre material vivo para podar provocan la emisión de sustancias volátiles que son detectadas por el temible picudo rojo, el cual resulta atraído hacia el ejemplar podado de este modo. En cualquier caso, este tipo de podas se practica con la justificación de que es muy costoso subir a trabajar en este tipo de palmeras y así quedan podadas por más tiempo. Lo normal es podar sólo las infrutescencias y hojas secas, pues además resultan las que tienen riesgo de caer.

Foto 5.  Silueta de la agrupación de palmeras ya en el ocaso.
Para terminar, un extracto de un poema de Yukio Mishima, uno de los más grandes escritores de la historia de Japón, Icaro en su búsqueda del sol, como nuestra palmera...

¿Acaso pertenezco al cielo?
¿Por qué, de no ser así,
el Cielo me ha determinado
con su incesante mirada azul,
induciéndome a avanzar y
elevando mi mente
hasta las cúspides,
me ha lanzado
a las últimas alturas
por encima de lo humano? [...]

Foto 6. Bajo las palmas pueden observarse las marcas blanquecinas de las palmas inadecuadamente cortadas. 


Especie
Phoenix dactylifera
Nombre común
Palmera
Nombre propio
Palmeras de La Casera
Término municipal
Murcia
Provincia
Murcia
Altitud
44 msnm
Altura
De 20 a 30 m
Edad aproximada
150 a 225 años
Estado de conservación
Regular
Amenazas
Si
Estatus legal
--
Plan de actuación definido
--

lunes, 20 de junio de 2016

Olivera de los Frailes, Cieza

Nos acercamos al solsticio de verano, una fecha en la que se desata la imaginación y en la que, a lo largo de todo el sureste se suceden las fiestas para disfrutar de la noche más corta del año, tan corta que casi desaparece gracias a la luz de las hogueras que disipan su oscuridad en multitud de pueblos de nuestra geografía. Estas celebraciones ancestrales se completan con todo tipo de leyendas y ritos, brujas, fantasmas y conjuros se nos revelan para celebrar la que, para muchos, es la noche más mágica del año.

Foto 1. Hogueras de San Juan

En este mundo de leyendas nuestros queridos árboles están muy presentes, son seres ancianos que nos traen recuerdos de épocas e historias que nadie más que ellos podría certificar como ciertas, pero que han pasado de padres a hijos y nos llevan a la ilusión de creer en la magia, en el más allá, quizá en la inmortalidad gracias a éstos que, debido a los muchos años en los que superan nuestra esperanza de vida, parecen inmortales.

Foto 2. Olivera de los Frailes

Con un árbol cuasi inmortal, una olivera "Olea europaea", festejamos nosotros esta fecha. En concreto con la Olivera de los Frailes, en Cieza, a la que acompaña una leyenda.

Cuenta el relato que dos frailes fueron ahorcados en este árbol durante la "Guerra del Francés" por una partida del ejército napoleónico; también hemos oído decir que eran espías, no frailes, quizá ejercían las dos profesiones a la vez, o quizá ninguna, pero desde entonces se dice que en la noche de San Juan se aparecen sus ánimas en la olivera y se dirigen a celebrar  misa a la cercana ermita de la Casa de la Campana, dando la espalda al sol naciente, dirección inversa a la que se encuentra el altar. Dicen los huertanos de la zona -aquéllos a los que el mal fario de la historia les deja contarla-, que si alguien los encuentra de camino será llevado a través del hueco del tronco de la olivera, donde desaparecerá para siempre.

Foto 3. Tronco hueco de la Olivera de los Frailes

Este tronco hueco que aviva la leyenda a nosotros nos habla, sin embargo de las fuertes podas practicadas para "sanear el árbol", la última de las cuales se debió a un malentendido hace algo más de 30 años, pues sus propietarios no pretendían que se podara este árbol sino otros olivos menos longevos de las inmediaciones. Dicha tala le cercenó de nuevo los brazos principales, para injertar luego sobre la antigua variedad "manzanilla" que detetentaba el árbol. El conjunto de podas más o menos drásticas ha provocado el ahuecado del tronco y los tres brazos principales. Aunque, finalmente, gracias además a que hasta hace unas tres décadas la olivera no se regaba y ahora sí, la lucha de la vida sale ganando, merced a los numerosos rebrotes que han vuelto a configurar una gran copa.

En otra época, quizá durante la Guerra de la Independencia, este ejemplar tuvo un tronco más definido ya que se puede constatar que ha recibido aporte de tierra sobre la base del tronco y sobre el sistema radicular, aunque en este momento sus tres brazos principales nacen prácticamente a ras de suelo. Éstos presentan abundantes descamaciones que parecen ser quemaduras, con lo que nuestra recomendación sería no realizar podas intensas que pongan al descubierto la madera de los brazos principales,  sobre todo de modo súbito, pues la acción del sol ha podido provocar las mencionadas descamaduras sobre la madera funcional que estaba a la sombra del ramaje que se ha  eliminado con las podas.


Foto 4. Porte entero de la olivera. Sureste

Rodeada de cultivos de frutales (albaricoqueros), recibe aporte hídrico gracias a una red de riego por goteo, lo que la beneficia, por supuesto, aunque esta cercanía a los cultivos puede tener sus inconvenientes, ya que a veces se laborea a demasiada profundidad, sobre todo cuando cada varios años se sustituye el cultivo de frutales por otro nuevo. Sin embargo, como ya hemos dicho, este árbol es fuerte, ha vivido mucho y esperemos viva muchos años más todavía, alimentando nuestros estómagos con su rico fruto y nuestra imaginación con su leyenda.

Y para terminar, una fotografía de la ermita hacia donde se dirigen los frailes protagonistas de la leyenda en su periplo la noche de San Juan ¿alguien se anima a comprobar la veracidad de la misma esta semana?




FICHA BÁSICA


Especie
Olea europaea
Nombre común
Olivera, olivo
Nombre propio
Olivera de los Frailes
Término municipal
Cieza
Provincia
Murcia
Altitud
220 msnm
Perímetro
5,60 m
Altura
5 m
Edad aproximada
Superficie de copa
300 años
40 m2
Estado de conservación
Regular
Amenazas
Podas inadecuadas
Estatus legal
--
Plan de actuación definido
--