domingo, 25 de septiembre de 2016

Noguera de Poyotello, Santiago-Pontones

Más que una entrada sobre un árbol, en esta ocasión la entrada la vamos a dedicar a reflexionar sobre la capacidad del ser humano para estropear (en nuestra opinión, quizá errónea) en muchas ocasiones con la mejor intención, la naturaleza que veíamos, sin embargo, en la pasada primavera en todo su esplendor. 


Foto 1. Llegada a la aldea de Poyotello

Llegamos de mañana a Poyotello, en la provincia de Jaén, pequeña aldea con 19 habitantes (INE 2010), como veis en el cartel indicador...

Foto 2. Entrada a Poyotello, Santiago-Pontones

Exacto, tampoco nosotros sabemos para qué es este cartel indicador, ya que no indica nada. Un poco más adelante sí que hay un cartel en el que podemos ver el nombre de la aldea, pero realmente nos quedamos un poco sorprendidos de que se coloque una estructura de madera en mitad de este bello pastizal para .... ¿?



Foto 3. En primer plano Sambucus ebulus, saúco menor o yezgo, planta tóxica

En los alrededores podemos contemplar estos prados en los que destaca el sabuco menor, y nos dirigimos hacia el sendero que nos llevará hasta la Cueva del Agua, que está aproximadamente a 1,5 km, y que recorremos entre una flora modelada por el pastoreo ancestral del lugar. 

Foto 4. Sendero utilizado antaño por las caballerías y hoy día por senderistas.
Durante toda la ruta, nos acompaña al fondo el río Segura, tan ruidoso que ya lo oímos antes de verlo, y en algunas zonas encontramos... ¡Más madera! (Foto 5).

Foto 5. Pasamanos instalado en un lugar bucólico sin demasiado riesgo para el paseante.
A un paraje como este, al que venimos a disfrutar de la naturaleza caminando por una ruta relativamente costosa ya que ahora vamos de bajada (pero hay que subir a la vuelta) podemos intuir, por tanto, que no es un lugar al que se venga sin un poco de preparación, así que nos hacemos la pregunta de si es realmente necesario este pasamanos en el que se ha gastado madera, dinero, y que genera un impacto ambiental, ya que en un tiempo se degradará, y por último nos preguntamos si habrá en ese momento alguien para arreglarlo .

Foto 6. Majuelo en flor

Dejemos por un instante las preguntas sin respuesta, y disfrutemos del camino, los majuelos "Crataegus monogyna" se nos muestran cuajados de flores, y poco a poco llegamos a la Cueva del Agua.

Foto 7. Cueva del Agua

Justo a la entrada, y aunque no sería imprescindible ya que el lugar es fresco, nos regala su sombra un olmo de montaña "Ulmus glabra", y en su interior conviven gran cantidad de especies que necesitan la presencia de agua permanente para poder vivir.

Foto 8. Hojas de olmo de montaña, en primer plano

Antes de abandonar el lugar, vemos otro cartel indicador:

Foto 9. Sin comentarios

Vamos a seguir hacia el Charco del Humo, y en el cañón del Segura nos encontramos con una rica variedad de flora endémica, entre otros vemos el endemismo zapaticos de la Virgen "Sarcocapnos baetica".

Foto 10. Zapaticos de la Virgen

Otra comunidad vegetal no endémica de las montañas segureñas (las más diversas de Europa), son estos helechos de águila que se pueden encontrar en todos los continentes, pero que nos llaman la atención y nos indican, dado su elevada densidad la presencia de abundante humedad en el suelo. 

Foto 11. Denso tapiz de helecho de águila Pteridium aquilinum
Esta vez, para ilustrar el Charco del Humo, en vez de fotografía, os dejamos un vídeo y mientras os refrescáis, nosotros volvemos al punto de partida:


video

Y en este punto, y a estas alturas de la entrada, alguien pensará que nos falta el protagonista, cierto es. Le toca hacer su entrada en este momento a nuestro árbol singular del día, la noguera de Poyotello "Juglans regia".

Foto 12. Noguera de Poyotello

Vivía tan feliz la noguera hasta que los humanos apreciamos lo bonito que era sentarse a su sombra en verano, y se nos ocurrió acicalar el entorno, un banco aquí, un banco allá. Se nos olvida casi siempre que los árboles tienen raíces, que son ellas las que les proporcionan alimento, y que necesitan respirar. Le pones mucho peso sobre las raíces al lado oeste-suroeste, banco de metal (malo), banco de hormigón y piedra (peor, más pesado), como respuesta pierde la rama correspondiente, como vemos en la Foto 12.

Foto 13. Banco de hormigón a pie de la noguera, letal para las raíces de ese lado.

Que le hacemos un alcorque de cemento en su base para "realzar" su presencia, o no dejamos crecer el tronco  para poner un banco justo en en su base que ocupa media circunferencia del perímetro de fuste, olvidando por completo que los árboles crecen en grosor formando un nuevo anillo todos los años hasta que fenecen, pues el árbol seca un poco más el ramaje, después que mueren las raíces principales del lado donde hemos realizado el banco y el viento vuelca el nogal en sentido contrario. En fin, mientras hay vida hay esperanza, aunque sea para una noguera ya madura y con vejez inducida por un maltrato no intencionado. Pero si no se  quita, progresivamente y con cuidado de no romper más raíces, toda la infraestructura de uso público que hay bajo la proyección de copa, en especial el banco de hormigón apoyado en el tronco, no parece que el árbol pueda aguantarlo mucho.

Aunque parezca otra cosa, ya que nos hemos quejado mucho, el paseo por esta zona merece la pena, es espectacular, y bueno, solamente queremos que esto que vemos nosotros puedan verlo las generaciones venideras, y que no estropeemos demasiado no sólo el paisaje, que es importante por su belleza, sino el ecosistema en el que nos movemos también nosotros, y que a veces podemos destrozar sin siquiera percatarnos de ello. 

lunes, 12 de septiembre de 2016

Fresno de los Tapones, Cieza

La historia que arrastra el árbol que vemos hoy empieza hace siete mil años, por supuesto esta no es la edad del Fresno de los Tapones "Fraxinus angustifolia", que contará con aproximadamente un siglo pero tiene sentido que, gracias a él, en esta entrada retrocedamos en el tiempo para contaros que ya en el Neolítico los primeros pobladores que habitaban el lugar en la actualidad llamado Cieza experimentaban con la agricultura y, según el historiador ciezano Joaquín Salmerón, muy probablemente se vieron obligados a construir unas primitivas acequias de muy corto recorrido que les ayudaran a mantener sus cultivos.

Foto 1. Acequia de la Andelma.

A partir de entonces, todos los pueblos que se han establecido en estas tierras han dejado huellas de su paso cerca de las cuatro acequias mayores de este municipio que en su día discurrían al aire libre, tal y como vemos en la foto 1. De hecho, gracias probablemente a este discurrir, el fresno que hoy nos ocupa alcanzó las dimensiones monumentales que tiene, ya que medra junto a la Acequia de Los Charcos -hoy entubada- de época romana, hecho que se conoce gracias a los numerosos restos de villas encontradas en el entorno, y que, junto con las otras tres acequias mayores, alcanzó su esplendor en la época en que los musulmanes poblaban Medina Siyasa.


Foto 2. Fresno de los Tapones, año 1994 antes del entubado de la Acequia de los Charcos.

Como ya hemos comentado, la vida de este fresno está ligada a la acequia de Los Charcos, incluso su nombre se debe a esos tapones de madera que tapaban el agujero del margen de la acequia y que, cuando tocaba regar, se levantaban para que se inundara la reguera de agua que corría hasta llegar al huerto regando las hortalizas, los árboles frutales o incluso cereales.

Foto 3. Fresno en el año 2002, con la copa aún intacta.

Mucho ha cambiado la huerta tradicional desde que se construyeron las primeras acequias, incluso desde la foto 2, de hace 22 años, ya que con posterioridad a ella, y a pesar de que en su día se intentó defender que las mismas siguieran discurriendo al aire libre, utilizando tanto argumentos medioambientales, ya que a su alrededor se iban creando corredores ecológicos (alamedas, olmedas,...) a lo largo de los años, como argumentos paisajísticos y etnológicos, en estos momentos en el municipio de Cieza solamente quedan 3 km sin entubar que, por suerte, parece ser que de momento quedarán así, gracias a un convenio entre el Ayuntamiento y la Comunidad de Regantes de la Acequia de la Andelma.


Foto 4. Vista después del entubado de la Acequía de los Charcos,
obsérvese el decaimiento del árbol.

Este ejemplar, nacido de forma natural en el quijero (margen) de la acequia, se ha mantenido como árbol de sombra de la Casa de los Tapones, en la carretera que une Cieza y Calasparra. Hasta finales de los noventa, se nutría de los aportes de la acequia, como ya hemos comentado, pero desde su entubado el aporte hídrico que recibe es el de los cultivos adyacentes. Puesto que no es la intención de este blog juzgar sobre cómo gestionar el tema del agua, sobre todo en el sudeste ibérico, solamente hablaremos de las consecuencias de la implantación de la tubería y una pequeña edificación (Foto 4) sobre el sistema radicular del árbol, ya que en nuestra opinión la presencia de numerosas ramas secas en la copa y partes medias, con rebrotes en las zonas basales (regresión de la copa), sería consecuencia de la canalización e impermeabilización de la misma, aunque también de otras obras realizadas a su alrededor sobre las raíces del árbol,edificaciones, cercados...

Foto 5. Ramas secas, cortes mal cicatrizados y hongos Inonotus hispidus.

Todo lo anterior generó una merma del sistema radicular, que provocó el decaimiento del árbol, por lo que fue mucho más fácil de atacar por plagas de insectos como cochinillas y barrenadores, perdió un brazo (ahora cortado) que ya no podía alimentar y gran parte de la copa se secó. Por otro lado, presenta cortes mal cicatrizados, junto a algunos de los cuales aparecen hongos afiloforales (Foto 5) que van metabolizando la madera en zonas debilitadas y pueden provocar rotura de la estructura arbórea, como podemos apreciar en la Foto 5, con lo que su estado de conservación es regular o casi malo. Ante tal situación la Dirección General de Medio Ambiente de la Región de Murcia en colaboración con el Ayuntamiento de Cieza realizó una intervención sobre la parte aérea para intentar mejorar en lo posible el estado del fresno.

Este árbol está incluido en el Catálogo de Árboles y Arboledas Singulares del Municipio de Cieza, es el segundo fresno, que sepamos, por perímetro, de la Región de Murcia, y aparte de su valor intrínseco, su situación, junto a una de las acequias mayores del municipio  y muy cerca de los restos de una antigua noria hidráulica, hace que tenga un gran valor histórico y etnográfico que, por suerte, se han dado ya los primeros pasos para preservar. Por último, resaltar que es un excelente pie madre ya que gran cantidad de personas recogen sus semillas para obtener nuevos fresnos, simiente que por lo demás no puede dispersarse en modo alguno con eficacia, pues entubada la acequia, no existe ya ninguna lámina de agua cercana sobre la que viajar o arraigar.

Foto 6. Obsérvese el abundante ramaje que ha nacido en la base del árbol, puesto que ya no
puede bombear de modo adecuado savia a las zonas más lejanas de las raíces.


FICHA BÁSICA

Especie
Fraxinus angustifolia
Nombre común
Fresno
Nombre propio
Fresno de los Tapones
Término municipal
Cieza
Provincia
Murcia
Altitud
175 msnm
Perímetro
2.80 m
Altura
17 m
Edad aproximada
 90 años
Estado de conservación
Regular
Amenazas
Si
Estatus legal
Catálogo de Árboles y Arboledas Singulares del Municipio de Cieza
Plan de actuación definido
--

domingo, 28 de agosto de 2016

Taray de Lo Santero, Torre Pacheco

En Torre Pacheco, muy cerca de la costa murciana, nos "colamos" hoy en un patio familiar, en el que crece probablemente desde hace más de 100 años lo que en principio es un arbusto o pequeño arbolillo y que, sin embargo, desde hace mucho tiempo, tiene un gran porte arbóreo, como vemos en esta foto de hace ya 16 años:

Foto 1. Taray de lo Santero, año 2000

Este taray "Tamarix canariensis", que podría ser el de mayor perímetro de toda España es un árbol famoso, que sepamos su salto a la fama fue en el año 2000, al ser incluido en el libro Árboles Monumentales y Singulares de la Región de Murcia y Territorios Limítrofes (Carrillo et al., 2000), una de las primeras publicaciones que cataloga los árboles de la Región de Murcia y cercanías, y después de eso lo vemos aparecer en una publicación a nivel nacional, Gigantes y ancianos de los bosques españoles (Domínguez,  2009), así como en la app MiTierraMaps:



Su origen es, casi con total seguridad, natural, pero la familia de José Campillo Martínez lo ha adoptado y cuidado a su manera durante varias generaciones. Bajo sus raíces existe un pozo ciego del que medra, y recibe además agua de la pequeña huerta que hay frente a la casa, como vemos en esta foto más reciente (Foto 2), de finales de 2015. 

Foto 2. Taray de lo Santero junto a huerta de la que medra

La primera vez que hablábamos con José nos comentaba que uno de sus familiares, que murió con 103 años le decía que siempre había conocido el taray con el mismo aspecto que tiene ahora, ha sido un árbol, por tanto, querido por esta familia; de hecho, sus hijos acotaron los brazos principales en el año 1998, pues el viento de levante amenazaba con partir el tronco ya hueco.

Foto 3. Tronco hueco

La poda y fuerte desmoche al que está sometido el árbol desde hace años consigue que la vela de la copa sea muy escasa y, por tanto, el empuje del viento sobre ésta sea también reducido, circunstancia que favorece la no rotura del tronco, aunque el cercenado de las ramas principales ha generado el ahuecado del mismo por los hongos. En cualquier caso, una vez que no existen los brazos principales desde hace tiempo, resulta necesario seguir realizando podas de mantenimiento a tamaño reducido de la copa, en general, siempre con una técnica adecuada que persiga la realización de cortes del menor diámetro posible.

Foto 4. Copa con los brazos desmochados
Aquí vemos algunos detalles del tronco (fotos 5 a 8), en el que se ven clavos incrustados y otras señales de los diversos usos que se le han dado a este taray en su larga vida, así como las consecuencias de los mismos: golpes al almacenar aperos y utensilios bajo su copa. Sin embargo, pese a que lo comentado no resulta positivo para el árbol, este todavía ha sido capaz de sobrevivir. Aún así, parte del tronco está ya seco, en torno a un 30% de su arco de circunferencia, lo que indica que a medio plazo se abrirán fisuras perpendiculares al suelo, y el fuste terminará por colapsar, provocando la ruina de la estructura arbórea actual, aunque el taray podría resurgir de algún rebrote basal generando un nuevo tronco.

Fotos 5 y 6

Fotos 7  y 8
En cualquier caso, esperamos que este famoso taray resista muchos años más y nuestros descendientes puedan seguir fotografiándolo dentro de unas decenas o, tal vez, cientos de años... ¿Quién le iba a decir que acabaría siendo retratado con un teléfono?... Y es que probablemente cuando empezaron a ver el sol sus primeras ramas D. Antonio Meucci todavía no había inventado ese aparato sin el que ahora casi no podemos vivir.


Foto 9. Fotografiando detalles del tronco del taray.


FICHA BÁSICA


Especie
Tamarix canariensis
Nombre común
Taray
Nombre propio
Taray de Lo Santero
Término municipal
Torre Pacheco
Provincia
Murcia
Altitud
32  msnm
Perímetro
5,20 m
Altura
5 m
Edad aproximada
150 años
Estado de conservación
Regular
Amenazas
Si
Estatus legal
--
Plan de actuación definido
--

domingo, 14 de agosto de 2016

Tejo de El Manojal, Bogarra

Dando un paseo por nuestra querida Sierra del Segura, y casi por casualidad encontramos hace unos días este tejo "Taxus baccata", en el municipio de Bogarra.

Foto 1. Tejo de El Manojal.
En el mes de agosto, y en este luminoso día, hasta los árboles necesitan cobijarse del sol, y resulta que este tejo es chulo chulo ;-)

Foto 2. Detalle del tronco del árbol que nos invita a reflexionar
sobre el paso del tiempo en el viejo tejo.

En un tono más serio ya, observamos en la Foto 2  su sinuoso tronco en el que convive madera ya muerta, que le sirve de sostén, con otras partes vivas que el árbol utiliza, pues es necesario cuando sufre un retroceso de su copa (por rayos e incendios principalmente) que aparezcan nuevos tejidos y ramas desde la parte que ha sobrevivido y se conviertan en nuevas raíces que lo rejuvenecen y lo hacen cuasi inmortal.

Foto 3. Madera muerta y viva en perfecta convivencia.

Con un perímetro de tronco de 4,80 m, y haciendo caso a la bibliografía (Cortés et al., 2000) estaríamos ante un árbol que podría tener una edad cercana a los 1.800 años, en cualquier caso,  estas dataciones han de tomarse siempre con cierta precaución, pues siempre hay que considerar factores concretos de ecología y ubicación donde se encuentra el tejo.

Foto 4. Anotando perímetro y altura, entre otros datos.

En la Foto 5 más detalles de ese mágico tronco, así como de los rebrotes, como ya sabemos, debido a su toxicidad tiene pocos enemigos el tejo, pero las cabras son inmunes y todos los que encontramos en la sierra están bastante ramoneados en sus zonas basales, produciendo todo un tapiz de pequeñas hojas literalmente pegadas al tronco en la mayor parte de las zonas donde éste cuenta con corteza viva.

Foto 5. Rebrotes de hojas en base del tronco intensamente ramoneados por cabras.

En nuestro camino hacia el árbol nos encontramos otra planta mágica, sobre todo en el País Vasco y Navarra, donde es colocada en las puertas de las casas a modo de talismán benefactor que protege contra rayos y brujas, este uso no parece haber sido recogido en la comarca segureña, donde sí que se recoge su empleo para aromatizar la mistela. También el ilustrado Simón de Rojas Clemente que estuvo en Huéscar en 1805, recoge en su obra "Viaje a Andalucía: Historia natural de reino de Granada (1804- 1809)" un uso que en la comarca de La Sagra realizan sus habitantes, así menciona literalmente: “El cura de las Santas se llama Don Canuto Mario Fernández, que debe enviarme la anacarnina, planta que sólo se cría en Cañada Longuilla, tras Mirabete, Jurisdicción de Huéscar, cuya raíz usan comida cruda y molida, tomando con agua sus polvos para curar calenturas

Foto 6. Cardencha o cardo dorado, Carlina acanthifolia subsp. cynara.
Dejamos a nuestro tejo dominando la ladera, y acompañado a lo lejos por otro de su misma especie, a unos 20 metros del término de Riópar, justo bajo el roquedo conformado por calizas y dolomías, en un paraje en el que llevan siglos viviendo y en el que esperamos que esa capacidad suya para la regeneración les permita seguir creciendo unos cuantos siglos más.

Foto 7.  Panorámica con el tejo en el centro de la imagen y su compañero a su derecha en la misma base del roquedo.


Respecto a usos locales en la Sierra del Segura, uno de los más curiosos lo recogen Jorge Escudero  y Antonio Manzanares en su obra  "La Naturaleza en Riópar" (2012), consistía en usar una astilla de tejo verde para introducirla en un taladro realizado en un árbol y que éste se secara, de este modo los vecinos se vengaban unos de otros cuando eran malavenidos. 

Foto 8. Tejo ubicado a 60 metros al sur del protagonista de la presente entrada.
FICHA BÁSICA

Especie
Taxus baccata
Nombre común
Tejo
Nombre propio
Tejo de El Manojal
Término municipal
Bogarra
Provincia
Albacete
Altitud
1484 msnm
Perímetro
4,80 m
Altura
9,75 m
Edad aproximada
1.800 años (Cortés et al., 2000)
Estado de conservación
Regular
Amenazas
Si
Estatus legal
--
Plan de actuación definido
--

domingo, 31 de julio de 2016

Noguera de Ramón Pedra, Nerpio

... En ese organismo colonial, ese coral verde que descubro en los bosques o en las arboledas, reside para mí el auténtico significado de la experiencia, de la aventura, del placer estético. Creo que incluso podría hablar de la verdad. Todo eso subyace más allá de la espesura y del muro exterior de hojas, y más allá del árbol como forma individual... El árbol, de John Fowles.

Foto1. Nidos de pito real en la Noguera de Ramón Pedra.

Nuestro árbol de hoy es la Noguera de Ramón Pedra "Juglans regia", sin embargo, un árbol es un individuo y un ecosistema a la vez; esta singular noguera acoge fauna y flora en su interior, y antes de mirar el árbol queríamos mirar ese maravilloso ecosistema en el que los más visibles representantes de la fauna que viven en él son los pitos reales, que han hecho sus nidos en la rama que va en dirección este y como representante más sobresaliente de la flora (aunque de futuro incierto), tenemos un pequeño almez, latonero o lironero, que ha nacido epífito en la cruz del tronco, como vemos en la Foto 2, también viven sobre el nogal varias especies de líquenes y musgos.

Foto 2. Almez naciendo entre las ramas principales.
El entorno de la noguera es un cortijo donde aparecen otras nogueras, agracejos, rosales y jazmineros silvestres, serbales, majuelos, y algunos latoneros, el más cercano que crece a la sombra de su gran copa (Foto 3), tendrá unos 15 años y compite con ella por los recursos, tanto a nivel radicular como aéreo, lo cual no la beneficia, pues a la larga, será el almez el que acabe dominando la situación.

Foto 3. Noguera de Ramón Pedra, justo delante de ella el latonero.

En el límite de la pedriza, como vemos (Foto 4), se ubica el nogal que se subdivide en 7 ramas principales, tiene una altura de 20 metros y está propuesta como árbol singular en el Inventario de nogales singulares del municipio de Nerpio.

Foto 4. Pedriza límite del bancal sobre la que se asienta la  noguera.

Como podemos observar en la Foto 4, el nogal ha intentando equilibrar su crecimiento aéreo, debido al hecho de estar sobre un talud (pedriza), haciendo crecer una vigorosa rama horizontal que hace palanca en sentido inverso al de la pendiente del talud. Del mismo modo, en la base del tronco hay madera de reacción a tensión que realiza funciones de sustentación similares al de la rama comentada. Sobre dicha madera, en la base del tronco, hay depositadas grandes piedras y enseres que, hasta hoy no han provocado ninguna herida en dicha zona. 

En cualquier caso, habría tener que cuidado con futuras labranzas de los bancales anexos (hoy día no muy laboreados), pues un exceso de profundidad de éstas podría romper raíces y generar un serio perjuicio sobre el árbol, circunstancia que parece ser fue el detonante de una serie de sucesos que terminaron costando la vida al emblemático Plantón del Covacho. Del mismo modo, el arreglo de la pedriza (si se diera) o cualquier cambio de uso de suelo puede afectar negativamente al árbol. Por contra, le sería muy positivo, si el suelo bajo su copa es compactado lo menos posible y se aplica mulch vegetal.


Foto 5. Tronco con piedras y enseres depositados que, 
por el momento, no han provocado heridas en éste.

Aunque no graves, otras afecciones que pudimos detectar en el nogal fueron de tipo fúngico, como royas (Foto 6) y  antracnosis, se trata de organismos que viven asociados al árbol y, dependiendo de las circunstancias ambientales pueden afectarles en mayor o menor medida. Por lo demás,la noguera tiene algunas zonas puntisecas, en las partes más elevadas de la copa, bien podría ser un simple déficit hídrico, pero habría que estudiarlo en detalle.


Foto 6. Royas sobre la hojas del árbol, una afección fúngica no grave.

Y terminamos ya mostrando esta noguera desde otra perspectiva, que además nos permite ver su imponente tamaño al compararlo con la figura de una persona, ¡qué se le va a hacer!, somos tan pequeños e insignificantes y sin embargo, casi nunca acertamos a ver la magnitud del resto de la naturaleza si no lo comparamos con nosotros mismos.

Foto 7. Nuestro árbol con las paredes de la Loma del Río al fondo.


FICHA BÁSICA


Especie
Juglans regia
Nombre común
Noguera, nogal
Nombre propio
Noguera de Ramón Pedra
Término municipal
Nerpio
Provincia
Albacete
Altitud
1.150  msnm
Perímetro
4.20 medido a 0.40 m
Altura
20 m
Edad aproximada
125 años
Estado de conservación
Regular
Amenazas
Sí, cambios de uso de suelo
Estatus legal
--
Plan de actuación definido
--

lunes, 18 de julio de 2016

Pino de la Venta de Morcillo, Jumilla

Hace años era corriente encontrar árboles junto a las carreteras, se plantaban para aprovechar su sombra en verano en las largas travesías en las que, gracias a ellos, los animales y las personas podían tener un respiro en los días de calor. De ahí que haya, o hubiera, numerosas arboledas a la entrada de los pueblos o a lo largo del camino que, desgraciadamente, en muchos casos han desaparecido ya que se ha priorizado el arreglo de la carretera y se han talado muchas de ellas.


Foto 1. Pino de la Venta de Morcillo, año 2016. Jumilla

En este caso no se trata de una arboleda, ya hablaremos de alguna más adelante, sino de un árbol solitario,  el Pino de la Venta de Morcillo, un "Pinus halepensis", sito junto a la N-344, camino de Jumilla, el que ha estado en medio de una obra que, sin embargo, le ha respetado integrándolo en la rotonda, lo que en principio le ha salvado, haciendo de esta manera que pueda seguir rompiendo la uniformidad de la carretera en este agreste paisaje del altiplano murciano, esperamos que durante mucho tiempo.

Conocido por nosotros desde hace más de 20 años, cuando empezamos a estudiar los árboles monumentales del sureste, quedaba cerca de la Venta que le dio nombre y de la que hoy ya nos resta solamente un edificio semiderruido.


Foto 2. Venta de Morcillo
Mejor suerte que la venta ha tenido hasta ahora el árbol, que ha sobrevivido gracias a la buena voluntad de aquéllos que han ido remodelando la carretera a lo largo de estos años, aunque, como sabemos, en la Región de Murcia no hay por ahora ninguna norma que proteja el arbolado singular a escala regional. Por suerte, en este momento ya hay una Proposición de Ley de Patrimonio Arbóreo en la Asamblea Regional, con lo que la conservación de los árboles monumentales estará regulada en un futuro cercano, esperemos.

En mayo del año pasado se relataba en la página web del Ayuntamiento de Jumilla cómo la remodelación de la carretera iba a respetar el ejemplar que hoy tratamos en el blog, ya que se encuentra incluido en el Plan General Municipal de Ordenación como árbol singular. La fotografía siguiente, que hemos cogido prestada del Ayuntamiento, nos lo muestra en mitad de las obras en mayo de 2015:


Foto 3. Obras de reordenación de intersección y mejora de accesos a la carretera N-344
Os mostramos ahora unas fotos de 2014 y 2015, en las que  el árbol presentaba este aspecto, con depósitos de tierra y escombros que estaban compactando sus raíces, así como hormigón sobre la base de su tronco (Foto 5) en lado sur, circunstancia, que con muy alta probabilidad le provocó al poco de su realización la pérdida de parte del ramaje en esa dirección.


Foto 4. Julio de 2014, obsérvese la asimetría de la copa, más mermada hacia el lado izquierdo de imagen 
   
Foto 5.  Cuneta vieja de hormigón que provocó pérdida de ramas hacia ese lado
y la merma de copa que puede observase en Foto 4

Foto 6. Principio de las obras, año 2015

Este año, ya terminado todo el trasiego, el árbol ha tenido un crecimiento relativamente pequeño, por lo que esperemos que todo el movimiento fabril que ha habido en su entorno no le afecte demasiado y sea capaz de asumir todos los cambios de uso de suelo que le han ocurrido a su alrededor para integrarlo en la rotonda actual, a ello bien puede ayudar el hecho de que posiblemente sus raíces absorbentes estaban ya en gran parte más allá de las superficies asfálticas que lo rodeaban por los cuatro puntos cardinales, pero también es posible que el majestuoso pino entre en un periodo de senescencia inducida por las obras y termine muriendo en no muchos años.

Foto 7. Rotonda en el cruce de la Hoya de Torres
En cualquier caso, este verano, si pasáis por la N-344 lo veréis en su glorieta de unos 40 m de radio interior, todavía majestuoso con una superficie de copa de más de 175 m2, deseándoos un buen viaje. 

Foto 8. ... seguimos nuestro camino...
FICHA BÁSICA


Especie
Pinus halepensis
Nombre común
Pino carrasco
Nombre propio
Pino de la Venta de Morcillo
Término municipal
Jumilla
Provincia
Murcia
Altitud
711 msnm
Perímetro tronco
3.10 m
Altura
14 m
Edad aproximada
 80 años
Estado de conservación
Regular
Amenazas
Si
Estatus legal
PGMOU de Jumilla
Plan de actuación definido
--